Feeds:
Entradas
Comentarios

Fijaros en la cadencia de movimientos que tiene esta mujer. Solamente con verla trabajar ya es suficiente para relajarte y prepararte para una sesión de D.L.M., y de eso se trata, una parte muy importante de este trabajo consiste en la confianza que deposita el paciente en su terapeuta, otra es la forma de moverse alrededor del paciente, con movimientos que hagan que la energía fluya, y que no se colapse, aunque esta terapia no sea típicamente energética , y por último, están los conocimientos del terapeuta.

Un muy buen vídeo con muy buena definición y unos buenos primeros planos sobre todo en la cara, (pero en francés).

No tiene mucha definición y está en otro idioma, pero nos da una idea de como funcionan las terapias en otras partes del mundo.

D.L.M. en miembro inferior.
Si alguna vez lo probais, os dareis cuenta de lo placentero que es.

He encontrado este vídeo en el que podemos ver otra técnica diferente de Drenaje Linfático Manual para todo el cuerpo.

He encontrado este video de Drenaje Linfático Manual del miembro superior,y me gustaría que lo vierais, ya que es difícil ver en la red alguna entrada con vídeo del método Vodder, que es el que he estudiado, y por ahora del único del que os puedo hablar con conocimiento.
El método Vodder no es ni mejor ni peor que los otros métodos que exisen ahora mismo. Fue diseñado por el matrimonio Vodder en los años 30, y vieron que esas técnicas de drenaje funcionaban bien gracias a las cuantiosas pruebas de ensayo-error, ya que no contaban con la ayuda de pruebas científicas, pero consiguieron crear un método efectivo, con buenos resultados, y que se sigue utilizando hasta ahora.

En el vídeo vereis que en el drenaje linfático del miembro superior,  se empieza a vaciar primero el brazo, luego el codo, después el antebrazo, y terminamos en las muñecas y en las manos.

APUNTES SOBRE DRENAJE LINFATICO:

No es una terapia energética, pero me parece tan importante como masaje manual, que quiero dedicarle algunas entradas en este Blog.

Empezaremos viendo como funciona el sistema linfático.

El sistema linfático es una extensa red de drenaje que ayuda a regular los niveles de fluidos corporales y defiende al cuerpo de las infecciones. El sistema linfático está compuesto por una red de vasos linfáticos. Estos transportan linfa -un líquido transparente y acuoso que contiene moléculas proteicas, sales, glucosa, urea y otras sustancias- por todo el cuerpo.

El bazo se encuentra en la parte superior izquierda del abdomen bajo la caja torácica. Forma parte del sistema linfático y protege al organismo eliminando los glóbulos rojos viejos y otros cuerpos extraños del torrente sanguíneo a fin de luchar contra las infecciones.

¿Por qué son necesarios el bazo y el sistema linfático?

Una de las principales funciones del sistema linfático es recoger el líquido linfático sobrante de los tejidos corporales y devolverlo a la sangre. Este proceso es importante porque continuamente se escapan agua, proteínas y otras sustancias desde los diminutos capilares a los tejidos circundantes. Si el sistema linfático no drenara el líquido sobrante de los tejidos, la linfa se acumularía en los tejidos corporales y estos se hincharían excesivamente.

El sistema linfático también ayuda al cuerpo a defenderse de los gérmenes, como los virus, bacterias y hongos, que pueden provocar enfermedades. Esos gérmenes quedan atrapados en los ganglios linfáticos, que son pequeñas masas de tejido distribuidas por la extensa red de vasos linfáticos. Los ganglios linfáticos albergan en su interior linfocitos, un tipo de glóbulo blanco. Algunos linfocitos fabrican anticuerpos, proteínas especiales que luchan contra los gérmenes e impiden que se extiendan las infecciones, al detectar y destruir los gérmenes que provocan enfermedades.

El bazo también ayuda al cuerpo a luchar contra las infecciones. El bazo contiene linfocitos y otros tipos de glóbulos blancos denominados macrófagos, encargados de engullir y destruir las bacterias, sustancias extrañas y tejidos muertos contenidos en la sangre que es filtrada por el bazo.

Anatomía básica

El sistema linfático es una red de tubos diminutos (vasos) que drenan el líquido linfático o linfa de todo el organismo. La mayor parte del tejido linfático se encuentra en la médula ósea, el bazo, el timo y las amígdalas. El corazón, los pulmones, los intestinos, el hígado y la piel también contienen tejido linfático.

Uno de los principales vasos linfáticos es el conducto torácico, que empieza cerca de la parte inferior de la columna vertebral y recoge la linfa procedente de la pelvis, el abdomen y la parte inferior del tórax. El conducto torácico recorre todo el pecho y se vacía en el torrente sanguíneo, concretamente en una vena de gran tamaño situada cerca del lado izquierdo del cuello. El conducto linfático derecho es el segundo de los vasos linfáticos principales; recoge linfa del lado derecho del cuello, el pecho y el brazo y vacía en una vena de gran tamaño situada cerca del lado derecho del cuello.

Los ganglios linfáticos son redondos o tienen forma de alubia. Pueden tener un diámetro de más de 2,5 cm. La mayoría de ellos se encuentran formando agrupaciones en el cuello, las axilas y la ingle. También hay ganglios linfáticos a lo largo de los conductos linfáticos del pecho, el abdomen y la pelvis, donde filtran sangre. Dentro de los ganglios linfáticos, unos linfocitos especiales denominados linfocitos T y linfocitos B ayudan al cuerpo a luchar contra las infecciones. El tejido linfático también está ampliamente distribuido por todo el cuerpo en distintos órganos, así como en y alrededor del tracto gastrointestinal.

El bazo ayuda a controlar la cantidad de sangre y células sanguíneas que circulan por el cuerpo y a destruir las células deterioradas.

¿Cómo funciona un sistema linfático sano?

Eliminación de residuos

El líquido linfático drena a los capilares linfáticos, que son vasos diminutos. El fluido es empujado a lo largo de los capilares cuando la persona respira o contrae los músculos. Los capilares linfáticos son muy finos y tienen muchas aberturas diminutas que permiten que los gases, el agua y los nutrientes se filtren a las células circundantes, nutriéndolas y recogiendo los productos de desecho. El líquido linfático que se filtra al espacio intersticial (espacio entre células) se conoce como líquido intersticial.

Los vasos linfáticos recogen el líquido intersticial y luego lo devuelven al torrente sanguíneo vaciando en venas de gran tamaño ubicadas en la parte superior del tórax, cerca del cuello.

Lucha contra las infecciones

El líquido linfático entra en los ganglios linfáticos, donde los macrófagos se encargan de luchar contra los cuerpos extraños, como las bacterias, eliminándolos del torrente sanguíneo. Una vez se han extraído estas sustancias, el líquido linfático abandona los ganglios linfáticos y regresa a las venas, volviendo a entrar en el torrente sanguíneo.

Cuando una persona tiene una infección, los gérmenes se acumulan en los ganglios linfáticos. Por ejemplo, cuando una persona tiene una infección en la garganta, los ganglios linfáticos del cuello se le pueden inflamar. Por eso los médicos suelen palpar los ganglios linfáticos del cuello cuando sospechan que un paciente suyo puede tener una infección de garganta.

Problemas que pueden afectar al sistema linfático

Algunas enfermedades pueden afectar a los ganglios linfáticos, el bazo o el tejido linfático y linfoide ampliamente distribuido por todo el cuerpo.

  • Linfadenopatía. Es un trastorno en el cual los ganglios linfáticos se inflaman y aumentan de tamaño, generalmente debido a la presencia de una infección en los tejidos adyacentes. Por ejemplo, los ganglios linfáticos del cuello inflamados pueden obedecer a una infección de garganta. Una vez se trata la infección, la inflamación suele remitir. Si varios ganglios linfáticos ubicados en partes del cuerpo diferentes están inflamados, esto puede ser un indicador de una enfermedad más grave que el médico debería investigar a fondo.
  • Linfadenitis. También denominada adenitis, esta inflamación del ganglio linfático está provocada por una infección del tejido ganglionar. La infección puede hacer que la piel que recubre el ganglio linfático se inflame, se enrojezca, se ponga caliente y se vuelva sensible o dolorosa al tacto. Suele afectar a los ganglios linfáticos del cuello y suele estar provocada por una infección bacteriana que se puede tratar fácilmente con un antibiótico.
  • Linfomas. Estos cánceres empiezan en los ganglios linfáticos, donde los linfocitos experimentan cambios y se empiezan a multiplicar. Los ganglios linfáticos se inflaman y las células cancerosas invaden tejidos sanos y pueden provocar tumores (crecimientos macizos) en otras partes del cuerpo.
  • Esplenomegalia (bazo angrandado). Cuando una persona está sana, generalmente su bazo es lo bastante pequeño como para que no se pueda palpar al ejercer una leve presión sobre el abdomen. Pero algunas enfermedades pueden hacer que el bazo aumente considerablemente de tamaño. Por lo general, esto es debido a una infección vírica, como la mononucleosis. Pero en ocasiones la esplenomegalia puede estar provocada por enfermedades más graves, como el cáncer.

Si tienes esplenomegalia, probablemente el médico te dirá que evites los deportes de contacto, como el rugby o el boxeo, durante un tiempo. Si te golpearan en el bazo inflamado, este podría romperse (o reventar) fácilmente. Y la ruptura del bazo puede ocasionar importantes pérdidas de sangre.

  • Amigdalitis. La amigdalitis está provocada por una infección de las amígdalas, el tejido linfoide ubicado en la parte posterior de la boca y superior de la garganta que normalmente ayuda a filtrar bacterias. Cuando se infectan las amígdalas, estas se inflaman, lo que puede cursar con dolor de garganta, fiebre y dificultad para tragar. La infección se puede extender a la garganta y áreas circundantes, provocando dolor e inflamación. Aquellas personas que tienen amigdalitis recurrentes pueden necesitar que se le extirpen las amígdalas mediante un procedimiento denominado amigdalectomía.

Revisado por: Barbara P. Homeier, MD
Fecha de la revisión: enero de 2006
Revisado inicialmente por: Michael E. Trigg, MD, y Steven Dowshen, MD 

INFORMACIÓN SACADA DE LA PÁGINA …   http://kidshealth.org/teen/en_espanol/cuerpo/spleen_esp.html